Protocolo y tradiciones que no lo son: Santa Tecla

Bandera TarragonaDefinir el protocolo no es el objetivo de este artículo y además sería muy complicado justo cuando los profesionales del sector estamos luchando para dar una imagen mucho más moderna y menos rancia (aunque algunos compañeros nos lo ponen bien difícil, por cierto). Pero de forma sencilla, podríamos definir el protocolo como el conjunto de reglas que hay que seguir en actos oficiales o ceremonias y que se refieren, entre otros aspectos en la etiqueta, las presidencias, el orden de los actos, etc. El protocolo es algo vivo, no enrocado en el pasado y por tanto es posible, e incluso, yo aseguraría que necesario, irlo adaptando a las necesidades y realidades del momento.

En 1991, el Ayuntamiento de Tarragona aprobó el Protocolo del Seguici Popular. Este documento, entre otros aspectos, regula las fechas de salida, la estructura de los actos tradicionales y los itinerarios del pasacalles, la ida y regreso de oficio religioso, la ida a procesión y regreso. Y aquí es donde quiero ir a parar yo.

Desde hace unos años, tanto a la ida como al regreso del oficio religioso, como en la procesión, al paso de la comitiva municipal se escuchan numerosos silbidos. No quiero entrar a valorar aquí si los políticos que asisten se los merecen o no, pero creo que es del todo incorrecto hacerlo en ese momento. Incluso, el año pasado viví en primera persona el escarnio que se hizo justo a la entrada del Brazo de nuestra Santa Patrona en la Catedral de Tarragona.

Todos estos tarraconenses de pro que silban deberían saber que la corporación municipal, es decir, los políticos, lo que hace en estos actos es acompañar la Bandera de la Ciudad. Una bandera que nos representa a todos desde el siglo XVI. Esta Bandera se sacaba de la Casa Consistorial en las ocasiones importantes como entradas de reyes y arzobispos o grandes festividades, como Santa Tecla o Corpus y siempre era anunciada por los trompeteros municipales. Cuando la corporación municipal se incorporó a las procesiones cívico-religiosas, la Bandera de la Ciudad se colocaba delante de los fieles, como expresión de que presidía al pueblo.

trompeters tarragonaHace unos días se anunció que según una propuesta del Ayuntamiento y con la aprobación de la Comisión Asesora del Seguici Popular, a partir de este 2014 y de forma definitiva quien llevará la Bandera de la Ciudad será un o una tarraconense, miembro de una de las entidades de la fiesta, escogido por la propia entidad. Y este año tenía que poner en marcha este nuevo procedimiento la entidad Dames i Vells, con motivo de la celebración de sus 500 años. Y digo debía, porque por problemas de comunicación entre la propia entidad y el Ayuntamiento, parece ser que la invitación no llegó a tiempo de ser debatida por los miembros de Dames i Vells y han renunciado. El orden a partir del próximo año será según la posición en el Seguici, lo que quiere decir que los primeros en llevar la Bandera de la Ciudad serán miembros del Ball de Diables de Tarragona. Tengo que reconocer que rápidamente pensé que se trataba de un buen acuerdo porque de esta manera se intentaba evitar de nuevo el feo espectáculo de los silbidos.

Desde aquí, pido a todos los que iréis al oficio religioso y la procesión respeto hacia la Bandera y recordar que cuando los trompeteros saludan desde las escaleras de la Catedral NO lo hacen a la corporación municipal, sino a nuestra Bandera y que los políticos, como representantes legales de la ciudadanía, son los encargados de acompañarla hasta la Catedral, donde ocupará un lugar destacado.

Bandera TarragonaY eso mismo quisiera pedir a nuestros políticos, y este año , la Bandera pudiera hacer el recorrido de vuelta a la Casa Consistorial con todo el honor y respeto que se merece, sin tener que salir por la puerta trasera de la Catedral.

En este caso, salvaguardar el protocolo es responsabilidad del Ayuntamiento y de las entidades que forman parte de la Comisión del Seguici Popular. Esta Comisión está integrada por diferentes asesores externos al ayuntamiento designados por la alcaldía a propuesta de la Conselleria de Cultura, los representantes de las diferentes asociaciones y colectivos integrantes del Seguici, representantes de los grupos políticos municipales y por técnicos municipales de gestión cultural y archivos.

No hagamos que estos silbidos se conviertan en una tradición. Hay otros lugares y momentos para pedir cuentas a nuestros representantes políticos. Ahora es la hora de mostrar nuestra devoción y honor hacia Santa Tecla, nuestra patrona.

Fotos: Propias, Marta Domènech.

El artículo original se ha publicado en catalán el día 22/09/2014 en el Circ de Tarragona.