Eventos y (dis)capacidad

Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten” Artículo 27.1, Declaración Universal de los Derechos Humanos

Eventos y discapacidadVuelvo a mi blog precisamente el Día Internacional de las Personas con Discapacidad para hablar de eventos y accesibilidad. Según me explicaban hoy, las personas con discapacidad desearían poder participar con más normalidad en los eventos culturales.

Hay muchos tipos de barreras: el lenguaje, arquitectónicas, mobiliario… ¿Quién no ha sido en algún momento un discapacitado? Cuando hemos llevado muletas y nos ha costado horrores acceder a espacios sin rampa. O cuando con el brazo en cabestrillo, nos han servido un filete buenísimo, pero sin posibilidad de poderlo cortar!

Una persona con discapacidad es, ante todo eso, PERSONA, por lo que no se requiere ningún trato especial, sino el mismo trato respetuoso y cordial que tenemos con cualquier otra, evitando la lástima, la sobreprotección o la discriminación.

Eventos y discapacidadNuestra obligación, como profesionales del protocolo, es organizar los actos públicos de manera apropiada. Y esto significa que debemos tener en cuenta cuestiones como la comunicación de y con las personas con discapacidad, su acomodamiento, pero también el de sus acompañantes, como los perros-guía, la visibilidad y accesibilidad. En caso de mesas presidenciales y atriles, hay que considerar la posibilidad de la asistencia de alguna persona con silla de ruedas. Si el evento cuenta con una comida, supervisaremos muy bien el menú pera que no sea un impedimento para ninguna persona …

Es responsabilidad de los profesionales del protocolo, hacer que los actos públicos sean abiertos a toda la ciudadanía.

Organicemos eventos para personas con y sin discapacidad. Sólo así tendremos eventos normalizados.