Protocolo y nueva forma de entender la política

El sábado 13 de junio es un día importante en todos los ayuntamientos. Comienza una legislatura con nuevos equipos de gobierno surgidos del ejercicio democrático de los ciudadanos. La sesión constitutiva de las nuevas corporaciones locales se hace de acuerdo con el procedimiento establecido por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.

El Ayuntamiento se constituye en sesión pública el vigésimo día posterior a la celebración de las elecciones, salvo que se haya presentado recurso contra la proclamación de los concejales electos. En este caso, el Ayuntamiento se constituiría veinte días después.

La Mesa de Edad está integrada por los electos de mayor y menor edad presentes en el acto de constitución de la Corporación. Su función es comprobar las credenciales de todos los concejales y posteriormente, declaró constituida la Corporación.

A partir de este momento, se escoge el alcalde o alcaldesa y la persona que preside la Mesa de Edad le entrega los atributos que lo distinguen tras jurar o prometer su cargo. A continuación, es el nuevo alcalde o alcaldesa quien pasa a presidir el acto y, en consecuencia, será quien entregue al resto de concejales sus atributos como miembros de la Corporación Municipal.

Los concejales electos pueden escoger entre jurar o prometer la Constitución. Desde hace años es habitual en el acto de toma de posesión de muchos cargos púbicos escuchar la coletilla “por imperativo legal” y en esta ocasión se han propuesto también otras fórmulas. Es una opción libre, pero siempre debe ir acompañada de la legal. Si no es así, no se puede adquirir la condición de concejal o concejala del Ayuntamiento.

Este es uno de los actos más importantes de todos los que se organizan dentro de un Ayuntamiento, probablemente el más importante. Hay que revestir de la mayor solemnidad posible.

El protocolo de estos actos ha sido marcado hasta ahora sobre todo por la tradición, pero la entrada de nuevos partidos como BComú y Ahora Madrid supondrá un cambio en el formato utilizado. Ada Colau esta misma semana ya explicaba que, de acuerdo con los técnicos de protocolo del Ayuntamiento de Barcelona, ​​se había previsto la asistencia de las entidades sociales de la ciudad y su ubicación en un lugar preferente, perdiendo protagonismo las autoridades militares y eclesiásticas.

No se trata de ninguna barbaridad. Simplemente es una nueva manera de hacer las cosas, utilizando el protocolo como herramienta para hacer llegar a todos un mensaje muy claro de cómo se espera que sea este mandato que hoy comienza. Si hasta ahora no nos extrañaba ver empresarios y dirigentes de grandes industrias en lugares preferenciales a los actos organizados por los Ayuntamientos, tampoco nos debe preocupar ver ahora a los representantes de las entidades sociales en esos mismos puestos.

Ya hace tiempo que se habla de la desafección de la sociedad hacia la clase política y las instituciones. La soberanía popular ha hecho que hoy tomen posesión unos alcaldes y alcaldesas que llegan con nuevos mensajes. Pongamos el protocolo a su disposición para conseguir hacer llegar este mensaje a la sociedad siguiendo criterios profesionales, no partidistas.

Artículo original publicado el 13 de junio de 2015 en Circ de Tarragona. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *