A propósito del luto oficial

Foto: Ara.cat

El President de la Generalitat, Carles Puigdemont, atiende a los medios de comunicación desplazados al lugar de los hechos. Foto: Ara.cat

El Govern de la Generalitat ha decretado luto oficial para este lunes y martes después del grave accidente de tráfico ocurrido en la AP-7, a la altura de Freginals (Tarragona), la madrugada del domingo.

Aún conmocionada por la tragedia, por haber sucedido a pocos kilómetros de casa, o por ser madre de jóvenes de edades parecidas a las victimas, creo que es un buen momento para recordar las bases que rigen el luto oficial.

Este período de dos días de luto oficial implica suspender la celebración de recepciones y actos oficiales. Las banderas exteriores ondearán a media asta en los edificios y dependencias de la Generalitat y en las corporaciones públicas de Cataluña. Se podrán bajar todas las banderas de las fachadas principales ya que la Delegación del Gobierno en Cataluña se ha adherido al Decreto de la Generalitat como muestra de respeto.

Las competencias sobre las banderas en relación con el luto oficial las tienen los órganos de gobierno de las diferentes administraciones. En cuanto a la bandera nacional, el luto oficial viene determinado por motivos de catástrofe, accidente, guerra, atentado o por la muerte de algún ciudadano que causara una gran consternación entre la ciudadanía. La decisión recae en el Consejo de Ministros que, con carácter de urgencia, aprueba un decreto de luto oficial, determinando también el número de días que estará vigente, los mismos en los que la bandera nacional deberá estar a media asta.

Pasa lo mismo con el resto de administraciones. En el caso de las comunidades autónomas, es necesario el acuerdo del Consejo de Gobierno para aprobar esta situación extraordinaria. La capacidad normativa de la Comunidad tiene sólo incidencia sobre su propia bandera, sin tener ninguna competencia sobre otras.

En el caso de los ayuntamientos el protocolo a seguir es similar. En una reunión del Pleno Municipal, se aprueba el luto oficial y por lo tanto la bandera del municipio afectado puede mostrarse a media asta durante los días que se hayan determinado.

No nos debería de extrañar ver sólo una bandera a media asta, siempre que sea la que corresponde a la administración que haya declarado el luto oficial. Esto, sin embargo, por cuestiones obvias, no pasa (casi) nunca. En esta ocasión, seguramente por recomendación de su responsable de protocolo, la Delegación del Gobierno en Cataluña se ha adherido al Decreto de la Generalitat, por lo cual, todas las banderas de los edificios oficiales ondearan a media asta estos próximos dos días.