Repique de Vigilia

Foto: ©MartaProtocol

Foto: ©MartaProtocol

El Grupo de Campaneros de la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona han dedicado este año el repique de campanas de la Vigilia de Ramos al drama de los refugiados sirios y han pedido que la UE haga algo más que cerrar fronteras para resolver este grave problema.

Con el grito de “Queremos la Paz en el mundo“, Tòful Conesa ha dado la orden de inicio del repique de campanas. Una iniciativa que se ha realizado también en otros lugares bajo el lema #BellsRingingforPeace y que en el caso de Tarragona ha coincidido con el repique de campanas de la Vigilia de Ramos. Un repique que, en esta ocasión, ha contado con espectadores, entre los que había un grupo de tuiteros de Tarragona que con el hastag #TgnTT tuiteamlos sobre la actualidad de la ciudad y de vez en cuando nos reunimos para visitar lugares aún desconocidos para muchos.

Las campanas fueron utilizadas por persas, griegos y romanos. Mientras durante la Edad Media tuvieron usos militares, los Benedictinos las utilizaron hacia el s. VI, como lenguaje de comunicación entre la Iglesia y los habitantes de un pueblo. Más adelante, las campanas empezaron a hacerse más grandes, y se instalaron en torres que permitían que sus toques llegaran mucho más lejos.

La Catedral de Tarragona conserva diecisiete campanas en el campanario y dos al lado del cimborrio que se activan desde un ordenador instalado en la sacristía pero en ocasiones especiales, el Grupo de Campaneros de la Catedral son los encargados de hacerlas sonar de forma manual, como se hacía antiguamente. Assumpta, una campana de 1.700 kilos, toca la nota mi con acuerdos hace, la Fructuosa, conocida también como “La Loca“, data del año 1313 y se considera una de las más antiguas de Europa y toca el fa sostenido, la Tecla toca el don. Las campanas están dispuestas en dos niveles. En el inferior se encuentran las tres mayores que se pueden aventar. En el nivel superior se encuentran todas las otras campanas, dispuestas de manera que ninguna de ellas puede oscilar, con lo que se ha sustituido el balanceo por los repiques.

Foto: ©MartaProtocol

Foto: ©MartaProtocol

En un principio estaban ubicadas en el interior pero en 1777 se colocaron en los ventanales de donde volvieron a salir en la última restauración del campanario, cuando las ventanas quedaron vacías de campanas, y se recuperaban los arcos y otras decoraciones perdidas además de poder realizar un mejor control de la plaga de las palomas, con el enrejado ligero de las ventanas.

El Campanario de la Sede tarraconense, está constituido por una sólida estructura de piedra, de unos 70 m de altura, situada en un ángulo formado por el ábside y el crucero derecho, tiene forma cuadrada en su parte inferior y octogonal en la superior. El cuerpo bajo hay que datarlo los alrededores del 1172 y se abre la puerta románica de Santa Tecla. En el cuerpo central, de forma rectangular, se abren dos magníficos ventanales góticos. En su interior había antiguamente las dependencias de los monjes que cuidaban la Catedral. El cuerpo superior, de forma octagonal, tiene dos partes, una inferior con pináculos adosados ​​y un ventanal gótico que da luz a la sala del reloj, y una parte superior donde las campanas han recibido diferentes disposiciones a lo largo del tiempo. Por sobre el cuerpo de las campanas, 1511 se construyó un pequeño templete, para ubicar la Capona.

Foto: ©MartaProtocol

Protocol cerimonial religioso. Foto: ©MartaProtocol

En nombre de mis compañeros #TgnTT, quiero terminar agradeciendo al Cabildo de la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona que nos haya permitido disfrutar de esta experiencia y que apoye al Grupo de Campaneros de la Catedral de Tarragona. Un patrimonio inmaterial que no podemos dejar perder.

Repique de Campanas de la Vigília de Ramos