Hristós voskrese

Esta va a ser una entrada muy especial porque nunca la hubiera hecho si no me lo hubiera sugerido (sutilmente) Dina Panayotova con la que estoy aprendiendo mucho sobre la cultura y tradiciones. ¡Los búlgaros adoran sus tradiciones! Dina me sugirió publicar este domingo en las redes Hristós voskrese y esperar a la respuesta …

Los ortodoxos, como cristianos que son, tienen unas creencias similares a las católicas. La Semana Santa búlgara, como la católica, conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús. No coincide en el tiempo con la Pascua católica porque la Iglesia Ortodoxa establece la fecha de esta festividad en base al calendario Juliano y no el Gregoriano que es el usado mayoritariamente en la actualidad. La fecha de la celebración de la Pascua no es dogma de fe. Es el resultado de cálculos matemáticos y astronómicos que tienen relación con la posición de la tierra y de la luna. Desde 1997 hay intentos de llegar a un acuerdo para unificar las fechas.

Hoy, 1º de Mayo, la Iglesia Ortodoxa celebra el Domingo de Resurrección y me ha parecido una buena excusa para explicar algunas de sus tradiciones.

En la medianoche del sábado al domingo, los ortodoxos creyentes acuden a las Iglesias y las recorren tres veces con velas encendidas al tiempo que se felicitan la Pascua.

Después ya se pueden comer los huevos y el kozunak, el dulce tradicional de Semana Santa en Bulgaria. Es una especie de pan dulce muy parecido al panettone italiano o la mona tradicional catalana. El kozunak es muy difícil de preparar porque la receta exige condiciones especiales, como una temperatura ambiental de 30 grados para fermentar bien, y tras dividirse en tres partes, que se ligan después en forma de trenza, se mete en el horno.

@Eva Toneva

El Jueves Santo se pintan en familia unos huevos. Siempre debe haber alguno de color rojo. Los huevos pueden llegar a ser verdaderas obras de arte en los que se dibujan motivos florales, animales, entre otros. El Domingo de Resurrección, Velikden, la familia se reúne en torno a los huevos pintados y cada uno coge uno para el ritual del Chukanes Yaitsá! Se colocan por parejas, y sujetan el huevo con el puño cerrado, de modo que sólo sobresalga la parte superior, la más estrecha. Entonces se intercambian los huevos con la pareja diciendo Hristós voskrese (Cristo ha resucitado) y se vuelven a intercambiar con un Voiztina voskrese.  Cada uno golpea su huevo con el del otro en el mismo punto, y uno de los dos se acabará rompiendo. El que tenga el huevo íntegro repite la misma operación con otro persona que tenga el suyo intacto. El kozunak simboliza el cuerpo de Jesús, y los huevos que se pintan son símbolo de la sangre durante su sufrimiento en la cruz.

Ya lo dice el refrán “no te acostarás sin saber una cosa más”. Gracias Dina Panayotova por acercarnos a tu querida Bulgaria.