Recordando los XX Juegos Juveniles Europeos (I)

Hace seis años de los XX Juegos Juveniles Europeos. Tal y como prometí hace unos meses, voy a intentar explicar lo que supusieron para la ciudad y para mi misma, el primer gran evento que dirigía. Son muchas las cosas que puedo contar pero me voy a centrar en los principales elementos de la organización y mi valoración personal. Para hacerlo, he decidido publicar mis posts coincidiendo con los días en los que se celebraron, del 20 al 24 de mayo. Espero que sea de vuestro interés.

Gracias a los hermanamientos Europa ha construido valiosos puentes de comunicación y de encuentro con diferentes ciudades. Los hermanamientos son un sistema de relaciones entre ciudades para establecer vínculos y desarrollar relaciones de amistad y cooperación, sobre la base del conocimiento mutuo, el respeto y la tolerancia.

Los Juegos Juveniles de las Ciudades Hermanas iniciaron su andadura hace más de 40 años en la ciudad de Tortosa. Ciudades como Avignon, Wetzlar, Colchester, Siena, Orleans o Tarragona tomaron el relevo en ediciones sucesivas. Con esta actividad, se querían transmitir los valores europeos: justicia social, solidaridad, tolerancia y convivencia. Los Juegos Juveniles de las Ciudades Hermanas, querían reunir a jóvenes de municipios de toda Europa para compartir e intercambiar experiencias y valores con la voluntad de construir un futuro mejor y promover la acción, el debate y la reflexión relacionados con la ciudadanía y la democracia europea, los valores compartidos y la historia y cultura común.

Los Juegos se habían celebrado en las siguientes ciudades: 1972 Tortosa – 1973 Avignon – 1974 Wetzlar – 1976 Colchester – 1978 Wetzlar – 1981 Siena – 1983 Tarragona – 1986 Aviñón – 1988Colchester- 1990 Wetzlar – 1992 Tortosa – 1994 Siena – 1996 Tarragona – 1998 Orleans – 2000 Aviñón – 2002 Colchester – 2004 Wetzlar – 2006 Siena – 2008 Tortosa – 2010 Tarragona

En 2010, la ciudad de Tarragona debía organizar los Juegos y coincidiendo con la edición número 20, decidió dar la campanada. Hasta ese momento, los Juegos Juveniles de las Ciudades Hermanas, con casi 40 años de existencia, eren absolutamente desconocidos en la UE, con incidencia sólo en aquellas ciudades donde se celebraban.

Tarragona quería consolidar su voluntad europeísta en el ámbito de la convivencia entre jóvenes de diferentes ciudades europeas, mediante competiciones deportivas, actos culturales, recreativos y visitas turísticas a la ciudad, donde tuvieran la oportunidad de conocer jóvenes de otras ciudades y nacionalidades. En definitiva, intensificando los lazos entre las ciudades participantes, donde los jóvenes son los pilares fundamentales del presente y futuro de una Europa unida y en paz.

En enero del año 2009 se empezaron a tramitar las invitaciones a las ciudades que deberian participar en los que pasaron a llamarse XX Juegos Juveniles Europeos. El criterio utilizado inicialmente para invitar a las ciudades fué el mismo de siempre: ciudades fundadoras de los Juegos (hermanas de Avignon) y las ciudades hermanas de Tarragona. Por motivos diferentes, finalmente no todas estas ciudades pudieron asistir a los XX Juegos Juveniles Europeos. Además, se añadieron otras que no habían sido invitadas inicialmente. De esta manera, el listado definitivo de ciudades participantes fue el siguiente: Tarragona – Tortosa – Lleida – Girona – Barcelona – Alcañíz – Avignon – Orleans – Le Puy En Velay – Alghero – Pompei – Siena – Klagenfurt – Pisek – Pancevo – Encamp – Wetzlar

Además de las ciudades participantes, también estuvo presente, por primera vez en la história de este evento deportivo y cultural, una delegación de deportistas con diferentes grados de discapacidad psíquica. La selección se llevó a cabo a través de Special Olimpics Catalunya y contó con la participación de jóvenes de diferentes ciudades catalanas. La experiencia sirvió para comprobar la viabilidad de introducir deportistas con diferentes discapacidades psíquícas en posteriores ediciones de los Juegos Juveniles Europeos.

La XX edición de los Juegos Juveniles Europeos organizada por Tarragona supuso un paso adelante muy importante en el concepto organizativo y en la dimensión de la participación ciudadana. También, un avance hacia la solidaridad y la sensibilidad social, incluyendo la representación de los Special Olímpics. Además, el nuevo concepto de acto protocolario de inauguración y clausura bajo la dimensión de espectáculo, contribuyó a abrir el evento a la ciudadania, haciéndola partícipe de una gran fiesta europea.

Continuará …