La importancia de gestos y símbolos en la comunicación

La actualidad de los últimos días se puede comentar desde el punto de vista político, social, económico… cuñaril. Pero como profesional del protocolo y la comunicación, lo voy a hacer analizando la importancia de los gestos y símbolos en la comunicación. Después de unos días de tranquilidad y manteniendo cierta distancia con la “actualidad” sobretodo evitando aquellos que se dedican a intoxicar, tengo ganas de explicar lo que he vivido estas últimas horas.

El 27 de octubre se llevó a cabo una declaración de la República simbólica.

  • Sólo se votó la parte dispositiva de una propuesta de resolución donde se insta al Govern a adoptar las medidas necesarias para hacer posible la plena efectividad de la Ley de Transitoriedad de fundación de la República, suspendida por el Tribunal Constitucional.
  • No hay publicación alguna ni en el Diari Oficial de la Generalitat ni en el Butlletí Oficial del Parlament
  • El Parlament de Catalunya arrió todas las banderas, la Senyera también, mientras en el Palau de la Generalitat continúan, a día de hoy, las dos banderas, como siempre.
  • Se aplicó casi de inmediato el famoso 155 sin resistencia alguna, ni en el Govern ni en las calles
  • Se repitió muchas veces que se gobernaría desde Madrid el tiempo que hiciera falta (se hablaba de 6 meses a dos años) pero el Presidente del Gobierno convoca elecciones en el mínimo plazo posible, el 21D
  • Se nombra nuevo jefe de los Mossos a … el número 2 del Major Trapero!
  • Oriol Junqueres explica en un artículo de opinión que en los próximos días se van a tomar decisiones a veces difíciles de entender por muchos
  • El fin de semana del President de la Generalitat i muchos Consellers, según hemos visto en las redes sociales, ha sido de los más placentero de las últimas semanas.
  • ¿Y la CUP? Siguen como desde hace muchos meses. Tranquilidad absoluta entre sus filas.
  • ¿Y el Rey? Se aprueba en el Parlament la República catalana y no dice ni pío
@Nacional.cat

@Nacional.cat

Pues ahí va mi conclusión:

  • No se nos ha explicado todo… ni falta que hace (las negociaciones, mejor llevarlas con discreción)
  • Los hechos del 1O no fueron del agrado de (casi) nadie y no creo que ni Mariano Rajoy ni Carles Puigdemont quieran asumir la responsabilidad de que se puedan repetir.
  • El 21D se van a celebrar unas elecciones acordadas entre el Govern de la Generalitat y Moncloa, vigiladas de cerca por las instituciones europeas.

Los próximos días van a pasar muchas cosas y recordad, los gestos y los símbolos sirven para comunicar.

¡Cuidado los que hiperventiláis! Contar hasta 10 antes de entrar en vuestras redes sociales…. O mejor, hasta 100.

Quiero dejar constancia de que este escrito se ha acabado de escribir en Tarragona, el lunes 30 de octubre a las 7:45h. Tal y como suceden las cosas estos días, hace falta decirlo.